El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
       
 
 
Volver Inicio
         

MAGIA GRATIS

HECHIZOS Y RITUALES PARA LA NOCHE DE SAN JUAN
 
 

¿Cómo lo hago?

Para practicar la magia tenemos a nuestra disposición una serie de rituales y elementos que nos van a ayudar a conseguir nuestros fines. Si estamos convencidos de que nuestros deseos se van a cumplir y de que vamos a conseguir una trasformación de lo negativo en positivo, ha llegado la hora de pensar en los rituales. Los rituales son aquellas prácticas mágicas destinadas a conseguir un fin deseado. En ellos ponemos en movimiento nuestra energía para dirigirla exactamente hacia el fin que queremos conseguir. Por medio de las celebraciones rituales se puede llegar a transformar la realidad cotidiana gracias al poder de nuestra mente. Existen muchas formas de rituales como pueden ser: los rituales con velas, los sahumerios, los baños, las aguas o riegos o simplemente los amuletos. Todos ellos responden a fines y necesidades muy diversas, como protegernos ante cualquier eventualidad, encontrar la pareja adecuada, eliminar el mal de ojo, tener suerte, etc. Siempre hay alguno que se puede acomodar a nuestros deseos.

Generalmente en los rituales se utilizan una serie de elementos cuyo fin es ayudarnos a concentrarnos y relajarlos, condición sin la cual el ritual no tendría ningún sentido y posiblemente tampoco éxito. Estos elementos pueden estar constituidos por inciensos, esencias, aceites, perfumes, granos o polvos, velas y símbolos. La elección de uno u otro elemento hace que los rituales sean distintos. En un ritual con velas el elemento principal son las velas, en un sahumerio son las plantas e inciensos que vamos a quemar, en un amuleto el símbolo que utilizamos, etc.

Los inciensos, esencias, aceites, perfumes, granos o polvos son sustancias extraídas de las plantas. Estas sustancias poseen una serie de propiedades, reconocidas desde la antigüedad, capaces de modificar los estados de ánimo o de curar gracias a los compuestos químicos que contienen. Hay sustancias especiales contenidas en los inciensos, perfumes, etc. que se utilizan para la purificación, otras para desarrollar nuestro intelecto, otras son capaces de absorber las energías negativas o de curar enfermedades, etc. Por eso se usan tanto para fines terapéuticos como para crear estados de ánimo positivos en el ritual. Siempre debemos elegir para nuestro ritual una esencia, aceite, perfume o incienso que contenga las propiedades adecuadas para los fines que nos hemos propuestos. Las velas generalmente se utilizan por su doble significado simbólico. Por un lado son símbolo de luz, de perfección, de elevación a lo espiritual. La llama nos ayuda a elevarnos hacia aquello que deseamos, que queremos conseguir. Por otro lado su color. Cada color posee un significado diferente dependiendo del fin que queremos conseguir.

La magia utiliza también los símbolos, formas o imágenes. Dentro de un ritual se emplean como nexo de unión del resto de elementos. Se pueden utilizar infinidad de símbolos como pueden ser: el círculo, el centro, la cruz, el cuadrado, la estrella de David, el trébol de cuatro hojas, etc.

La carga simbólica de muchos objetos que utilizamos en los rituales es muy importante a la hora de concentrarnos porque las fuerzas y poderes que representan nos ayudan a la hora de provocar los cambios deseados. Existen otro tipo de elementos que se pueden integrar en los rituales y que ayudan también a la consecución del fin. Puede ser la música, los sonidos, las oraciones, los bailes, las canciones, etc. Se utilizan con diversos fines, puede ser para crear un ambiente relajado y tranquilo, para ayudarnos a la concentración o ponen énfasis en lo que estamos realizando y tener éxito en nuestros propósitos. Una música suave, por ejemplo, crea un ambiente sereno que nos ayuda a concentrarnos; recitar un poema o una oración es una forma de ponerle voz al deseo. Lo importante es elegir los ingredientes adecuados para crear una atmósfera agradable.

Los rituales y sus elementos hay que elegirlos dependiendo del fin que queremos conseguir. Por ejemplo, si realizamos un ritual con velas elegiremos las velas de un determinado color en función de aquello que deseamos cambiar o del deseo que queremos que se cumpla, las colocaremos de una determinada forma en el altar, las encenderemos en un orden, elegiremos algún otro elemento como puede ser una planta, una fotografía, etc. En un ritual de amor como el que ofrece Meigaweb se han elegido tres velas de colores, una roja que simboliza el amor ardiente de la pareja y otras dos con los colores zodiacales de cada uno de los miembros de la pareja. Además incluye un altar con una serie de símbolos y colores relacionados con el acto que vamos a realizar. Otro ejemplo por el que nos podemos guiar son los sahumerios. En este rito las sustancias aromáticas que se van a quemar (inciensos, resinas, etc.) junto con las esencias que se incorporan se eligen también dependiendo de la intencionalidad con que el sahumerio se realiza. Podemos quemar un incienso al que hemos añadido esencia de benjuí si queremos conseguir estabilidad emocional, o incorporar lavanda si nuestra intención es conciliar el sueño.

Otra de las soluciones mágicas a la hora de practicar la magia por nuestra cuenta son los amuletos y las piedras ya que cumplen los mismos fines que los rituales, los sahumerios, los baños, etc. La gran variedad de amuletos y piedras que se pueden encontrar hoy en el mercado ofrecen soluciones prácticamente a cualquier problema que queramos solventar y a cualquier deseo que queremos ver cumplido. Los métodos y los diversos elementos que se utilizan para practicar la magia pueden igualmente combinarse. Unas veces con el fin de potenciar los efectos y otras simplemente para crear un ambiente de tranquilidad y relajación. Es muy corriente realizar un ritual con velas al que acompañamos con la quema de un incienso determinado. Imaginemos nuevamente el ritual de amor de Meigaweb. Si además de los elementos propios del ritual quemamos un poco de esencia de jazmín en un sahumerio estaremos potenciando la buena suerte en el amor gracias a las propiedades del jazmín. Las combinaciones son múltiples. Sólo tenemos que elegir los elementos idóneos para los fines deseados.